La ley de tamizaje neonatal es ya una realidad en Colombia

La ley de tamizaje neonatal es ya una realidad en Colombia

Tras la aprobación de la Ley de Tamizaje Neonatal, que permite realizar pruebas a los recién nacidos para detectar a tiempo enfermedades congénitas como la pérdida auditiva y la sordera, se beneficiarán cerca de 4 millones de niños que nacen con problemas congénitos.

La detección a temprana edad de enfermedades como la hipoacusia, permitirá intervenir a tiempo a quienes padecen algún tipo de pérdida auditiva para ser tratados y rehabilitados a tiempo.

Cifras del Ministerio de Salud indican que en Colombia existen 5 millones de personas con algún tipo de problema auditivo y que al menos 10% de esa cifra sufre de sordera. Sordera, que en muchos casos no se trata a tiempo.

“Ahora implementarla es un paso muy importante que permitirá que personas con limitaciones auditivas puedan tener una detección temprana de la enfermedad y puedan incorporarse a la vida social sin ningún problema”, afirma el otólogo Julián Ramírez.

Una persona que presente hipoacusia o sordera debe tener un diagnóstico temprano para ser rehabilitada a tiempo. “En muchas ocasiones un niño no logra darse cuenta de que no está escuchando, sino que la detección la hace un tercero (profesor o los padres, por ejemplo), quien se percata de que el infante no responde a los sonidos. De ahí la importancia de un tamiz auditivo”, afirma.

Un tamiz auditivo permite tomar una muestra de sangre del cordón umbilical y del talón en el recién nacido, que permite realizar pruebas específicas para detectar a tiempo, alteraciones metabólicas, endocrinas, visuales o auditivas, para las que haya tratamiento.

Datos clave en el país

  • Se estima que cerca de 500.000 personas necesitan un implante coclear y existen cerca de 15.000 implantados en el país.
  • El 70% de la sordera obedece a causas congénitas. El saldo restante corresponde a pérdida súbita.
  • Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad hay alrededor de 466 millones de personas que sufren sordera moderada o severa, y se estima que en el año 2030 serán 630 millones y en el año 2050 casi 900 millones.

Fuente: Diario del César